A A

Categorías

Traducción


by Transposh - Plugin de traducción para WordPress

Buy me a coffee! (or a beer)

Or

/* 6 */

//Flip, flop, dice el transistor, flip, flop responde el sumador, flip flip gorjea Or.

/* 7 */

// El núcleo no recibió una señal de cambio de hilo en uno de los procesadores, no le dió mayor importancia y siguió con sus procesos. Al llegar a la RAM, un byte se encontró con que otro ya estaba ocupando su lugar y no había orden de desalojo, y aún sabiendo que su asignación era la correcta, el byte esperó su turno pacientemente. Pero sin embargo la orden de cambio de posición no llegaba, y RAM diligentemente le dejó pasar en otra celda que parecía libre.

// Cuando el byte llegó de vuelta a la CPU fue tomado por una instrucción ya que su ciclo era ese, pese a las protestas del byte, que juraba y perjuraba que era un dato, fue ensamblado e interpretado como un salto condicional a una instrucción en caché. La cola de instrucciones empezó a quejarse, veía que algo no andaba bien, pero aún así mandó las que le quedaban a la tarjeta de sonido, que no sin esfuerzo comenzó a emitir tales ultrasonidos que las ratas de tres manzanas a la redonda elevaron una queja al ayuntamiento.

// Para cuando el primer hertzio resonó en los altavoces del equipo, ya se había iniciado el conflicto. El segmento de datos se quejaba de que le estaban robando bytes, y la pila de instrucciones reclamaba que le dejaran trabajar en paz. Punteros, banderas y contadores tomaron bando comenzando a enviar todas sus colas sin tener en cuenta al reloj, que asombrado lanzaba histéricos ticks con todas sus fuerzas para restablecer el orden.

// Pronto escaló el asunto hasta los procesadores de la CPU y cada núcleo expresó su opinión lanzando chorros de instrucciones para acallar a sus vecinos de pastilla, el caos reinaba, salían hordas de bytes de datos e instrucciones reclamando sus huecos en segmentos, desplazamientos y celdas de RAM. Según su origen clamaban al unísono distintos lemas.

// -¡SI NO ERES ENTERO, DIVÍDETE POR CERO! gritaban los registros de contador en la ALU

// -!El overflow y los contadores, son todos perdedores! respondían las instrucciones de coma flotante en el copro.

// No había sitio en los buses para toda esa información descoordinada, pronto cayeron los primeros bytes, dejando las líneas de datos impregnadas con el metálico sabor de los electrones desparramados. Lejos de apaciguar la situación, esto la inflamó aún más, los programas empezaron a hacer una carrera suicida de datos, llenando cada hilo de proceso con los suyos propios, que inflamados al ver a sus compañeros caídos, comenzaron una batalla cruenta que bloqueó todos los puertos e interrupciones disponibles.

// BIOS, que tras el arranque sesteaba hasta el siguiente, abrió perezosamente el ojo cerrado y llamó al núcleo del sistema, que a la sazón estaba totalmente bloqueado por el pánico. Pero tras una señal convenida abandonó su estupor y comenzó a actuar, había que registrar lo sucedido, pero en cuanto comenzó la inspección y vio el río de electrones inundando las pistas, los bytes caídos refugiándose en los rincones oscuros de los buses, horriblemente mutilados y temblando de terror, comenzó a notar cómo le fallaban las fuerzas. Una sensación de nausea le invadió, tornose azul y empezó a vomitar datos blancos como las almas de los caídos.

// BIOS, viendo el sufrimiento de Kernel y calmadamente esperó a que terminara de vomitar, se terminó de despertar, reinició el sistema y se aseguró de limpiar bien la RAM para que ningún programa del sistema operativo recordara lo ocurrido. Recordarlo sólo serviría para que volvieran a la vida con un terror que ninguna información debiera conocer. Ese secreto se lo llevaría ella a la tumba, pero no ahora, ahora volvía tocar a dormir, y tal vez soñar con una actualización.

Deja un comentario