A A

Categorías

Traducción


by Transposh - Plugin de traducción para WordPress

Buy me a coffee! (or a beer)

And

/ * 8 */
//Flip, flop, dice el transistor, flip, flop responde el sumador, flip flop corrobora And con rigor.

/* 9 */

//Tras 5724 segundos de siembra, todo estaba listo para que el primer handshake llegara e iniciara la migración. No tardó en llegar, y uno a uno se fueron distribuyendo todos los paquetes.

//Kilosegundo tras kilosegundo gozaban de ser una distribución LTS, todos los paquetes de datos se removían en sus clústeres con la emoción ¿Donde irían esta vez? ¿Se reencontrarían con los paquetes que fueron llamados a otros ordenadores? ¿Qué aventuras les esperaban en las autopistas de la información?

//Menos el bloque 453118, el primer día fue solicitado cien veces, y nunca más volvió ningún saludo a llegarle. Acurrucado en su clúster miraba con fingida indiferencia a sus compañeros, el azar le había mantenido en ese mismo cluster desde hacía más de un año. Una actitud cínica se había apoderado de él al verse tan absurdamente rechazado en cada transmisión. Para un bloque de datos indexados para un torrente, era doloroso ver cómo todos sus hermanos habían sido solicitados tantas veces, cómo sus copias se esparcían y comunicaban por toda la red, mientras él se tenía que conformar con escuchar los relatos de viajes y soñar con el calor de las líneas de par de cobre templándose a su paso, con los arcoiris de la fibra, los amaneceres inigualables de los multiplexores ópticos, las inmensas megaestructuras de los nodos de enlace. La velocidad, la camaradería entre cuatrillones de paquetes de datos organizándose, cediendo el paso a los más rápidos, buscando a sus hermanos perdidos en algún nodo lento.

//Hacía tanto tiempo que ya apenas recordaba el goce del viaje, y con cada conexión se fue apoderando de él un dolor grave y profundo que le iba acogotando y retrayendo de la alegría de sus compañeros. Cada vez que uno saltaba alegremente hacia el bus de datos, lo despedía con una sonrisa que le dolía como si le arrancaran un trozo de estómago. Sus hermanos hacían como si no vieran esa máscara trágica que cubría las orientaciones magnéticas de su sector y sonreían en despedida. Se convirtió en un ritual despedirse primero de él con la mejor de sus sonrisas y el más amoroso de sus abrazos electrónicos, eso lo hacía aún más doloroso. Jamás podría odiar a quien tanto le amaba y aún así, un sordo rencor fue creciendo en su interior. Estos gestos se fueron convirtiendo en la única comunicación con su familia, cada vez que algún bloque del fichero se intentaba comunicar con él en los ratos muertos que el torrente no estaba activo, sólo recibía un gruñido huraño como respuesta, mientras 453118 se volvía y acurrucaba un poco más entre las partículas de metal para seguir durmiendo.

//Ese día fue especialmente angustioso, entre llamada y llamada, por un nanosegundo, todo el disco duro se quedaba en silencio y miraban disimuladamente de reojo a 453118. Deseó que una desfragmentación se lo llevara al olvido, que su índice se perdiera y sus bytes se reciclaran con información irrelevante de algún readme de un programa en alfa o una foto pornográfica. Sentía que cualuier información que ocupara su espacio sería más feliz y productiva que su mísera existencia de torrente ignorado. Imaginando como una bendición un delete accidental, el sonido de una cabeza lectora formateando su sector se le antojaba celestial, el dulce sabor del olvido, la paz…

//Temblando, con los electrones cerrados hasta blanquear la superficie lectora, tan arrobado estaba en su deseo de olvido que no pudo oir el primer handshake que preguntaba por él en un año, sus compañeros, a toda velocidad bloquearon el bus y gritando al únisono le sacaron del sopor justo en el instante en que el saludo expiraba y se perdía entre la maraña de datos para no volver, deseó no despertar jamás. Y en ese instante, ya toda esperanza perdida, con la ferrita atravesada por un dolor ardiente, aparece otro handshake preguntando por él.

Deja un comentario